Caracas,

Buscar 

14/11/2014 07:23 am
Gobierno evalúa opciones para enfrentar el impacto de la caída en los precios del petróleo..
Entre las medidas en estudio figura titularizar la deuda que tienen los países que reciben petróleo con condiciones especiales para el pago a través del convenio Petrocaribe.

Víctor Salmeron / Quinto Día -  Presionado por el declive de los precios del petróleo, producto que aporta 95 de cada 100 dólares que ingresan al país, el Gobierno evalúa opciones para incrementar las divisas en caja a fin de amortiguar el impacto en caso de que el oro negro no recupere el brillo.

Entre las medidas en estudio figura titularizar la deuda que tienen los países que reciben petróleo con condiciones especiales para el pago a través del convenio Petrocaribe.

La idea consiste en convertir la deuda en bonos a ser vendidos en el mercado financiero. Venezuela recibiría el dinero proveniente de esta venta y los países incluidos en Petrocaribe como Jamaica, República Dominicana, Belice, entre otros, pagarían los bonos a los compradores cuando éstos se venzan.

Si bien los bonos tendrían que ser colocados con un descuento importante Venezuela recibiría divisas de inmediato y no esperaría a que los países cumplan con los pagos en las blandas condiciones que contempla Petrocaribe, sintetizados de esta forma por Pdvsa: “una escala de financiamiento entre 5% y 50% de la factura petrolera, tomando como referencia el precio de los hidrocarburos.  Período de gracia para el financiamiento de uno a dos años y una extensión del período de pago de 17 a 25 años, reduciendo el interés a 1%, si el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril”.

Alejandro Grisanti, analista de Barclays Capital, indica en su último informe sobre Venezuela que “el Gobierno pareciera estar dando prioridad a la titularización de la deuda de Petrocaribe” y agrega que según funcionarios el monto adeudado supera los 20 mil millones de dólares, cifra que prácticamente iguala el monto de las reservas internacionales.

Añade que los envíos de petróleo bajo las condiciones de Petrocaribe han disminuido y es probable que esto continúe en vista de que es una medida que no tiene costos políticos en el país.

El menú

Pero la titularización de la deuda de Petrocaribe, en caso de que en definitiva se implemente, no es suficiente para resolver el desequilibrio de una economía donde un tipo de cambio, artificialmente barato a 6,30 bolívares por dólar, dispara la demanda de divisas hasta niveles imposibles de satisfacer.

A lo anterior se añade un gobierno que gasta mucho más de lo que le ingresa por petróleo y la recaudación de impuestos, gracias a que  imprime bolívares sin respaldo en el Banco Central e incrementa la deuda.

Y de mantenerse la caída de los precios del petróleo el impacto en el ingreso de divisas sería considerable.  Francisco Rodríguez, economista de Bank of America, explica en su último reporte que por cada dólar que cae el precio promedio anual de la cesta petrolera el Gobierno recibe 770 millones de dólares menos.

Esto se traduce en que si en 2015 el precio del petróleo se estabiliza a 80 dólares el barril el sector público tendría necesidades de financiamiento por el orden de 13 mil millones de dólares en momentos en que el mercado le exige a Venezuela una elevada tasa de interés para prestarle fondos.

Fuentes señalan que para enfrentar este desajuste el gabinete económico le ha entregado un conjunto de propuestas al Presidente de la República, Nicolás Maduro. Destaca disminuir la entrega de dólares al tipo de cambio de 6,30 bolívares por dólar y elevar el número de empresas que reciben divisas a través de la tasa del Sicad, actualmente en torno a 12 bolívares por dólar o del Sicad II a 50 bolívares por dólar.

De esta manera el Gobierno recibiría más bolívares por los dólares que vende y disminuiría el desequilibrio entre ingresos y gastos.

Barclays afirma que ya hay señales en esta dirección  y explica que  “los bancos locales reportan un descenso en las ventas de divisas a 6,30 bolívares lo que en la práctica es una devaluación”.

La eliminación del tipo de cambio a 6,30 bolívares se traduciría en un incremento de precios en productos como alimentos y medicinas que actualmente son importados a esta tasa, por lo tanto, analistas consideran que sería necesario implementar programas de ayuda para proteger a las familias vulnerables.

No obstante, habría aspectos positivos. Francisco Rodríguez explica en su último reporte que la devaluación de la moneda  “podría mejorar el suministro de bienes importados mediante la reducción de los incentivos para la sobrefacturación de importaciones y el contrabando”.

Además continúa en estudio el incremento de los precios de la gasolina, una acción que también aliviaría el déficit en las finanzas públicas, y la posibilidad de incrementar los impuestos a la banca.

Los activos

El 23 de septiembre el Presidente Nicolás Maduro visitó Estados Unidos y descartó la venta de Citgo asegurando que “los planes con Citgo son fortalecerla cada vez más. Fortalecer nuestra inversión”.

Sin embargo analistas consideran que el Gobierno puede recurrir a la venta de activos para aumentar las divisas disponibles en 2015, año en que el objetivo político de salir airoso en las elecciones para la escogencia de los diputados a la Asamblea Nacional será prioritario.

“El sector público tiene activos que podría liquidar. Recordemos que Venezuela posee 18 refinerías en Estados Unidos y Europa que han sido valoradas en 18 mil 900 millones de dólares por el Banco Central”, indica Bank of America.

La tijera

Otra alternativa consiste en recortar las importaciones del sector público que hasta ahora no han sido tocadas mientras que en el ala privada de la economía las compras en el exterior se han reducido considerablemente.

“Esperamos que el Gobierno trate de mantener las importaciones esenciales, pero podría disminuir importaciones de bienes de capital o bienes intermedios que llevan a cabo empresas del sector público, no incluidas en el área petrolera, que estimamos en el orden de 9 mil millones de dólares”, indica Bank of America.

Básicamente se trata de importaciones para llevar adelante proyectos de infraestructura a largo plazo con divisas del Fonden y el Fondo Chino.

La posibilidad de que en un escenario de persistente caída de los precios del petróleo Venezuela no cumpla con los pagos de deuda externa en los años 2015-2017, cuando según cálculos de Morgan Stanley, en promedio, habrá que cancelar 900 millones de dólares al mes, ha estado presente en el debate de analistas financieros.

Por ahora la opinión prevaleciente es que no cancelar los compromisos y declarar lo que técnicamente se conoce como default no es una posibilidad real en el corto plazo porque a pesar del descenso en los precios del barril Venezuela cuenta con recursos para pagar su deuda.

 


Compartir
   
 
 
NOTICIAS RELACIONADAS
 
FMI prevé año de "crecimiento mediocre" en América Latina y desplome en Venezuela
Ecoanalítica considera que es necesaria una devaluación del tipo de cambio
Barclays : Venezuela planifica roadshow este año..
¿Y el petróleo qué? - Por Luis Vicente León (@luisvicenteleon)
Ganadores y perdedores por la caída del petróleo ..
Moody's : Venezuela y Rusia son las naciones que más perderían con la caída de los precios del petróleo
Venezuela recorta gasto público ante caída del precio del petróleo..
¿Para dónde vamos? - Por Luis Vicente León (@luisvicenteleon)
Improbable que OPEP sostenga reunión de emergencia ante caída precios petróleo como propone Venezuela
ÚLTIMOS TWEETS
PUBLICIDAD
©2014 Mercadosyacciones.com // Desarrollo web: Enredes